IMPORTANCIA DE LAS MATERIAS PRIMAS

IMPORTANCIA DE LAS MATERIAS PRIMAS EN UNA FORMULACIÓN DE PRODUCTO DE LIMPIEZA

 

En términos prácticos las materias primas son cada uno de los componentes con los que se elabora un producto, y en para el caso de este artículo el producto puede ser un detergente, un desengrasante, un desinfectante o un jabón para manos, entre otros.

También se conoce como materias primas a los materiales extraídos de la naturaleza que sirven para transformar la misma y construir bienes de consumo. Existe una gran diversidad de materias primas que se clasifican según su origen:

Origen orgánico: procedentes de las actividades del sector primario (agricultura, ganadería, pesca o sector forestal). Son la base de las industrias textiles (lana, algodón, lino, seda), calzado (cuero, entre otros), alimentación (verduras, pescados, carnes) y otras. Puede diferenciarse según su procedencia entre materias primas de origen animal o vegetal.

Origen Inorgánico o mineral: proceden de la explotación de los recursos mineros, siendo la base de las industrias pesadas y de base (metalurgia, siderurgia, químicas, construcción). Su distribución es irregular sobre la corteza terrestre, existiendo minerales muy abundantes y otros que son más escasos. Casi todos los minerales deben sufrir algunas transformaciones para su uso industrial posterior. Los recursos mineros aptos para el uso industrial se clasifican como minerales metálicos (aquellos utilizados para la obtención de hierro, aluminio, cobre, entre otros); como minerales no metálicos (aquellos usados para la obtención de sal, fertilizantes); y como rocas industriales (utilizadas para la construcción como el yeso para fabricar escayolas, la caliza para fabricar cementos, y para la ornamentación, como el granito, el mármol).

Origen químico: podemos incluir como tercer tipo de materia prima a un grupo de materiales que no proceden directamente de la naturaleza, sino que se obtienen artificialmente por procedimientos químicos, pero que sirven de base para otras muchas industrias, tales como los plásticos, o las fibras sintéticas.

Cuando se formula un producto de limpieza se requiere saber con claridad: la o las funciones de cada una de las materias primas que se van a utilizar, a que concentración deberían estar en el producto, cual es la interacción entre ellas, sus propiedades físicas y químicas, cual es la forma segura de mezclarlas, cuál es su efecto en el medio ambiente y en los diferentes materiales con los que va a entrar en contacto el producto, también si representan algún riesgo inmediato o a largo plazo para la salud de las personas, y no menos importante el hecho de que tienen que estar autorizadas por las autoridades sanitarias, militares y ambientales para el uso que se les va a dar. Tampoco podemos dejar a un lado otras consideraciones desde el punto de vista de disponibilidad y costos que también impactan la formulación del producto de limpieza.

Un detergente liquido acuosoluble por lo regular se compone de agua, tensoactivos, secuestrantes, reforzadores de limpieza, reguladores de pH y viscosidad, polímeros anti-redeposición, colorantes, reguladores de espuma, preservantes, y para ciertas aplicaciones especificas puede incluir fragancia y enzimas. Cada una de estas materias primas lleva a cabo una o más funciones especificas para el adecuado desempeño del producto y para cada función requerida existen múltiples opciones de materia prima que el formulador debe seleccionar de acuerdo con el uso que va a tener el producto final y a las ventajas y beneficios que se quieren brindar al cliente o usuario final.

Entrando un poco más en detalle acerca del rol de cada una de las materias primas en el producto de limpieza, podemos mencionar que el agua es el medio en el que se van a disolver o emulsionar el resto de materias primas, los tensoactivos son los que llevan a cabo la remoción principal de la suciedad, los secuestrantes capturan los metales presentes en el agua para que no inhiban la acción limpiadora del producto, los reforzadores de limpieza se encargan de potenciar el efecto limpiador de los tensoactivos, los reguladores de pH y viscosidad se encargan de mantener el pH y la viscosidad del producto dentro del rango especificado para su buen desempeño, los polímeros anti-redeposición se encargan de mantener en suspensión la suciedad para que no vuelva a adherirse al lugar de donde fue removida, el colorante permite dar una imagen visual agradable y acorde al producto, así como también la posibilidad de verificar la dilución dando un tono más claro, los reguladores de espuma como su nombre lo indica ayudan a controlar la producción de espuma para que sea la adecuada para el lavado y evitar daños en equipos o en sistemas de tratamiento de aguas por la interferencia de espuma no regulada; los preservantes son los encargados de proteger al producto de los efectos dañinos de bacterias y gérmenes durante el tiempo de vida útil, la fragancia otorga un olor característico y finalmente las enzimas ayudan a remover manchas y suciedad difícil.

La mejor forma de disminuir costos sin afectar la calidad de la materia prima es el mejoramiento de los procesos. Hacer más eficientes los procesos de transformación de la materia prima y los demás relacionados con la elaboración del producto final, permite que en primer lugar que se aproveche mejor la materia prima, que haya menos desperdicio y que no se afecte la calidad de la materia prima, que se requiera de menor tiempo de transformación, menor consumo de mano de obra, energía, etc. La calidad y la eficiencia de los procesos de transformación de la materia prima son los que garantizan un producto final de buena calidad, y unos costos razonables. En la elaboración de un producto, son muchos los procesos que se pueden mejorar, o inclusive eliminar, por lo que éstos deben ser cuidadosamente analizados para lograr un resultado final óptimo.

De la calidad de cada una de esas materias primas y de la pericia con sean formuladas dependerá el éxito en el desempeño del producto, el cual siempre debe ir acompañado de la responsabilidad hacia el cuidado de la salud de los usuarios, de la conservación del medio ambiente y de la protección de las instalaciones o materiales que van a ser limpiados.

¡Hasta la próxima!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *